Si mi médico me lo preguntase se lo habría contado, pero como no me lo preguntó… no se lo dije

Una buena comunicación con el médico es imporante, también, y, sobre todo, en la salud

¿Qué cosas contarle a mi médico?… o bien ¿Qué cosas debe preguntarme mi médico?

¿No has entendido la pregunta de la imágen? ¿No has entendido la respuesta de la imágen? Bienvenido, bienvenido a la comunicación médico – paciente. Una comunicación importante, de hecho, la más imporante que hay.

El médico no pregunta, el paciente no cuenta

Esta es una práctica común, el médico no pregunta, el paciente no cuenta. Es decir, el paciente no cuenta, el médico no pregunta, es decir al revés, o, al revés. Es decir, el peso de preguntar, o el peso de contar, ¿En qué lado está?

Pues… está en el lado de la salud, sea uno u otro lado, pero debe contarse, debe preguntarse. No hay lado de responsabilidad, o menos aún de la culpa. En todo caso, el más interesado tiene que ser la persona enferma.

En caso de remedios naturales, se añade otra faceta. El médico no sabe (o bien no se sabe en general) la interacción (o simplemente la acción) con/de los suplementos, o con los alimentos en caso de una dolencia. Y al haber pocos datos (a veces, ya que los dos mundos no se mezclan tanto) este desconocimiento se perpetúa.

No es desmerecer la labor de los médicos, hay una ingente cantidad de información que deben saber, y, además, combinarla de manera correcta en cada caso específico. Es una labor muy complicada, por el entorno muy complejo, y por las específicaciones del entorno de cada paciente.

En una situación así, compleja, y de salud mermada (y a veces crítica), la labor del profesional sanitario es imporante, es vital. Y la complejidad de la situación es muy grande. Además, se ve en la imporancia que tiene cada una de las facetas de tu vida en tu salud.

Imporancia clínica

Es decir, si tienes un dolor abdominal, o un dolor de rodilla, la imporancia clínica es muy diferente, siendo las causas posibles varias, pero en caso de un dolor abdominal se deben extremar las precauciones por los órganos que pueden verse afectados (aún así, siendo esta solo una de las posibles causas). En este caso está claro y entendible a la primera, en otros muchos casos no lo es, no está clara la valoración que debe obtener cada variable que presenta el paciente.

¿Qué es lo importante?

¿Qué cosas tienen más valor y qué cosas tienen menos valor en la salud?

De manera similar, el profesional sanitario debe valorar cada una de las variantes para establecer su imporancia en tu salud. Y a veces, una variable es completamente desapercibida, unas veces con razón y otras sin ella.

¿Pelo corto influye en tu salud?

Una buena comunicación con el médico descubre las facetas potencialmente imporantes

Es decir, para poner un ejemplo gráfico, si uno lleva pelo corto esto no influye en la salud… Salvo que el/la paciente lo considere muy imporante y no duerme por causa de ello, el insomnio sí es muy imporante para la salud, así que el pelo corto en este caso sí influye poderosamente en la salud.

Esto solo es un ejemplo, pero hay muchas facetas que tener en cuenta. No solo por parte del profesional sanitario, también por parte del mismo paciente, para saber y entender como funciona su salud, qué cosas son beneficiosas para su salud y cómo poder ayudarse de mejor manera.

Voluntad de hacer, voluntad de curarse

¿Qué estás dispuesto a hacer por tu salud?

Esta es la faceta fundamental para poder tener una buena salud. ¿Qué estás dispuesto a hacer por tu salud? A esta pregunta, así, directamente, normalmente respondes con «lo que haga falta». Cualquier cosa. Lo que sea. A la hora de la verdad, no dejas de fumar, no dejas de trasnochar, ni dejas los alimentos poco sanos, para nombrar solamente algunas de las facetas y/o hábitos poco saludables (y frecuentes)… y que todos podemos tener.

Sin embargo hace un momento has dicho estár dispuesto a hacer cualquier cosa por tu salud.

Y, a veces, hasta es tragicómico ver médicos obesos y fumadores y que además nunca hacen ejercicio. Los hay, y a veces, en número elevado. Esto no es para hacer crítica, ni es para críticar las personas que lo hacen, es para que todos estemos más conscientes de ello, ya que todos lo hacemos en algún campo de nuestra salud.

Una buena comunicación con el médico no es tan frecuente

Los estudios cuentan que…

Un estudio publicado en la revista Cancer revela que un 60% de los pacientes oncológicos de Oriente Medio utiliza medicina tradicional de forma complementaria. Es bienvenido que los pacientes tomen cartas en el asunto y desean mejorar su salud. Conviene hablarlo todo, con tu profesional de salud de confianza. Muchos pacientes  «no son conscientes» o «no saben» que efectos pueden tener sobre el tratamiento.

Los pacientes no hablan con sus médicos de estas cosas ya que:

  • la gente que les recomienda los remedios les advierte directamente de que no lo hagan
  • les da vergüenza o miedo que les digan que cómo han podido tomar cualquier cosa sin preguntar

Además no se pueden dar datos exactos, ya que no hay – teniendo en cuenta además que es algo que no se comenta con el médico, el porcentaje puede ser aún mayor.

Las incompatibilidades son muchas

Una buena comunicación con el médico puede aclararlas

Las incompatibilidades son muchas entre los suplementos y fármacos y entre muchos fármacos y entre muchos suplementos también. También existen diferencias al tomarlos en ayunas o con la comida y también hay que tener precauciones con lo que se come (y con lo que se come con un tratamiento). Y también, por supuesto, las cantidades, sexo, edad y estado de salud en general. En fin muchos factores, muchas variantes, que convienen ser valoradas por especialista para que te ayude a orientarte.

En el caso de suplementos siempre hay una lista de precauciones y en el caso de los fármacos es aún más larga.

La entrevista médica y la relación con el paciente

Una buena comunicación con el médico – factores para tener en cuenta

Factores para tener en cuenta, no ya la comuncación sino la salud de manera efectiva:

  • espacio – que sea la consulta tranquila, iluminada, nada de consultas de pasillo, donde no hay ni intimidad ni tiempo para profundizar
  • privacidad – tanto por el secreto profesional, como por los pacientes que vienen acompañados por los familiares – que no sean muchos y/o de total confianza
  • tiempo suficiente para atender correctamente – un beneficio para ambas partes –  el médico dice que tiene luego otro paciente. Evidentemente tiene luego otro paciente, pero es una de las peores opciones que se pueden decir, el paciente tiene la sensación de ser simplemente uno más. Precisamente tiene que tener la sensación de ser el único y de que el médico dispone de todo el tiempo del mundo para atenderlo. Y realmente debe poder tener el tiempo que necesite el paciente. Si la cita está preparada no debe ser un problema – tanto el/la paciente puede tener las preguntas preparadas como el profesional tener apuntes para saber que desea comunicar
  • cosas que damos por sentadas – serenidad, tranquilidad, honestidad e integridad – facetas imporantes para que un médico pueda ayudar efecitvametne a un enfermo
  • trato correcto y adecuado – más o menos familiar, según se desarrolle la convesación, pero siempre correcto. Sobre todo no perder la prespectiva de la relación profesional-enfermo y no perder de vista el objetivo – la curación
  • escuchar – no solo escuchar sino dirigir la conversación con las preguntas – para aportar información útil para el diagnóstico y la curación. Aparte de escuchar, también dar la sensación a tu interlocutor se haberle escuchado. Escuchar – tanto el profesional como el paciente. Y si no quedó claro o se haya olvidado algo… volver a preguntar. Y también hacer las preguntas abiertas, no influir en las respuestas
  • apuntarlo todo… pues mejor no, apuntar alguna cosa, un pequeño borrador, el paciente estará mejor atendido y el médico puede pasarlo a limpio después
  • lenguaje no hablado – como con toda comunicación – es decir la actitud, la expresión del rostro, el tono de la voz, la capacidad de mantener contacto ocular, son elementos de la misma. Con tu interlocutor que está distraído, desinteresado, apurado, o es interrumpido con llamadas telefónicas no hay buena comunicación.
  • la presentación personal es también parte del lenguaje no hablado – también aquí, lo principal es aportar a la buena evolución de la enfermedad – dando una buena imagen de seriedad ayuda a ello

Autoridad del médico, autoridad del paciente

El médico, por la preparación que tiene es un interlocutor de peso. No es necesario que sea una autoridad absoluta, puede pedirse una segunda opinión médica. O preguntar por las opciones que hay. O ver profesionales de otro país. O verlo con el tiempo, por ejemplo en el pasado o en el futuro la curación de la enfermedad era/será muy distinta.

También se puede pedir una tercera, cuarta o quinta opinión médica, esta opción está disponible sí, pero tampoco conviene degradar la opionión del médico hasta el punto de casi no darle valor. Es decir darle valor adecuado para lo que se trata de resolver, el profesional sanitario está formado para poder ayudar de la mejor manera.

La autoridad del paciente es abosulta, es el paciente que decide tomar lo prescrito, o es el paciente que decide someterse a un tratamiento y/o operación. Nunca es el médico aunque lo haya propuesto.

Informar al paciente – con buena comunicación con el médico se consigue

Se debe explicar al paciente lo que tiene y lo que le conviene hacer y / o los tratamientos y la duración de los mismos. Esto es lo que al paciente más le interesa. Explicarle al paciente, con la mayor claridad posible, lo que tiene, lo que eso significa, el pronóstico asociado, y lo que le conviene hacer. También hay que dar esta información tacto para provocar un mínimo de alarma.

Una buena comunicación con el médico – las claves para mejorarla 

Para cualquier consejo adicional que necesites, información sobre los remedios naturales sus propiedades beneficios y sobre la salud en general estamos a tu entera disposición en www.herbolairoUROS.es y por supuesto por teléfono y WhatsApp.

También te invitamos a visitar nuestro blog – para más remedios naturales y mejorar tu salud: HerbolarioUROS/Blog.

Pásate a lo sano – www.herbolarioUROS.es – tu herbolario online – tu herbolario en casa

Suplementos naturales -Herbolario Uros